SER RESPETABLE

            Febres Cordero solía repetir que estaba orgulloso de ser oligarca, lo cual era una ventaja para sus enemigos políticos, porque todos sabían por dónde iba. Para él no había otra forma de financiar el país que no fuera reduciendo el gasto público y llenando de prebendas a los empresarios. Era neoliberal. Para lograrlo le metía mano a la justicia, reprimía cualquier manifestación de los trabajadores y mantenía a raya a una izquierda timorata. Un foco minúsculo de guerrilla urbana fue reprimido de manera desproporcionada, asesinando a sus líderes de manera extrajudicial. Tal era el ambiente represivo de entonces, que la policía se creyó con derecho de matar a los hermanos Restrepo.

            Fue en esta época que en la izquierda surgió una corriente electoralista que creyó debía tener un rostro respetable para la oligarquía. Tenía raíces en el amarillismo histórico que anhelaba oponerse a la derecha sin ir más allá de la reforma. Así surgieron figuras como la de Fernando Guerrero, León Roldós, Ayala Mora y otras como Alfredo Castillo, Mouge y el mismo Pablo Celi, cuyo papel fue impedir la radicalización de la izquierda, para lo cual se investían de una gran respetabilidad personal en detrimento del esfuerzo colectivo por la organización del partido. Ellos son los que hicieron posible el surgimiento de un líder como Correa que les arrebató toda representatividad y llegó al poder para desprestigiar al socialismo.

            Ellos siguen viviendo de ese lustre que la ceguera política de las bases convirtió en oro con el aplauso de las élites. Estos notables son los que ahora se han puesto a órdenes del cuántico presidente.

            Ya es hora de sacudir esa mata podrida, de ser irrespetuosos con estos “respetables” personajes que siguen lucrando con el membrete de la izquierda.

 

La Hora, 21-02-2018

 

 

.

 

Anuncios
Publicado en EDITORIALES, Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

LO QUE QUEDA

            Por fin cayó el telón de la famosa consulta popular que siempre la entendí como una encuesta que Lenin y sus aliados de la derecha hacían para medir cual era la fuerza real de Correa. El 37% de los votos válidos. ¿Cómo les quedó el ojo?

            De antemano lo sabían, por eso concibieron el tiro de gracia de la pregunta dos que lo elimina de la “democrática” carrera por la presidencia de la república. Correa nunca más, fue la consigna.

            La “izquierda boba” concibió la genial estrategia de impulsar el SI, sin importarle la cantidad ni la calidad de los aliados de Lenin, obstinados en la idea de que había que acabar con el correismo, sin entender que sin Correa queda un amplio movimiento popular al que hay que cultivar, porque en él reposa el verdadero espíritu de Montecristi.

            Ahora Lenin tiene un cangrejo en la bragueta del cual no se podrá deshacer. La miope “izquierda boba” sigue creyendo en la teoría larreista de que con Lenin tienen el poder, esto es, la misma fórmula que han aplicado desde la Gloriosa.

            Causa indignación la pereza mental de estos seudo izquierdistas que, en vez de construir su propio vehículo para viajar al futuro, se suben en el carro de cualquier charlatán. Ayer creyeron que Correa era el elegido, hoy apuestan por Lenin. Este canijo pensamiento es el que nos tiene al borde del abismo.

            Hay que construir el correismo sin Correa, dotarle a ese 37% de la población nacional de una verdadera dirección revolucionaria. Ahora que todo está claro, a la izquierda verdadera le queda luchar contra la derecha y, también, contra los respetables “progresistas” que dicen querer volver al espíritu de Montecristi. Ese espíritu es revolucionario y no progresista, como quedó demostrado en diez años de correismo.

La Hora: 07-02-2018

 

 

 

 

Publicado en EDITORIALES, Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

LA DESIGUALDAD

            El Foro Económico Mundial ni tan siquiera es la tribuna de las naciones más poderosas del mundo, sino el cónclave de los dueños particulares del poder mundial.

            Ellos son los que deciden la suerte del 98% de la población planetaria. El conflicto entre libre-cambio y proteccionismo no es un invento de Trump, Inglaterra lo inicio en el sXVIII en contra del proteccionismo feudal y ha sido la escencia del capitalismo. Naciones poderosas como Inglaterra, EE UU, Francia, Alemania, son fruto de esa política. Por eso resulta sorprendente que ahora la élite mundial, alineada con Trump, se muestre partidaria del viejo proteccionismo.

            De adoptarse esta filosofía económica se estaría acelerando la ahora muerte lenta del tercer mundo. Sin transferencia de tecnología y con severas limitaciones al comercio, el resultado sólo puede ser la muerte o la esclavitud.

            Son pocos los que tienen el destino del mundo en sus manos. No son humanos, envuelven sus intereses en un discurso humanista que ellos mismos han sembrado en las grandes mayorías, convirtiendo a los esclavos en defensores del sistema que los explota.

            Este capitalismo lejos está de ser un sistema ético. Aquí hay hombres que son dueños de fortunas colosales que, aunque traten de socializarse -como es el caso de Bill Gates-, siguen generando riqueza que se acumula en manos particulares. Esa mega acumulación es la que tiene al mundo oliendo a carroña.

            Un nuevo socialismo, el socialismo americano de raíz ancestral andina, parte del principio del equilibrio dinámico, según el cual, la riqueza personal está permitida, pero prohibida la acumulación innecesaria. Los seres humanos podemos crear un sistema ético en el cual no será posible la igualdad, pero si el equilibrio ético y dinámico de la vida.

La Hora, 31-01-2018

 

 

Publicado en EDITORIALES | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¡FARSANTES!

            María Moliner dice que el farsante es el que “simula sentimientos u opiniones que no tiene para obtener provecho de ello”. Un farsante es un comediante.

            Hernández, Martín Pallares, Palacio y cualquier otro periodista defensor de esta democracia de apariencias, juzgará a los hermanos Patiño desde su óptica, es decir, desde los cánones del sistema, pero jamás podrán hacerlo desde los principios revolucionarios.

            Porque resulta que los hermanos Patiño crecieron políticamente en la izquierda. Raúl, incluso, estuvo cerca del proceso sandinista en Nicaragua y Ricardo fue militante, primero del PSRE (Jorge Reinols) y después del PSE. Cuando la campaña del Foco Ladrón, los socialistas nos llenamos de esperanza. Ricardo se puso a la sombra de Roldós apoyado por Ayala y Granda. Luego se identificaron con el discurso revolucionario que Correa secuestró a la izquierda.

            Al cabo de diez años de ejercicio del poder y de haber manejado la astronómica cifra de 350 mil millones de dólares el Ecuador sigue hundido en el tercermundismo, tiene una deuda externa colosal y el analfabetismo político probablemente lleve a las masas a aprobar la mañosa consulta planteada por el “usurpador” Moreno.

            No es, entonces, la conciencia burguesa la que debe juzgar a los hermanos Patiño, es la conciencia revolucionaria la que debe hacerlo, juzgarlos como lo que son, esquiroles de la oligarquía, comediantes de la política que han vivido una vida entera simulando sentimientos que no tienen para obtener provecho de ello.

            Ahora Raúl muerde la mano que le dio de comer, Ricardo lucha para salvar los muebles del correismo, ambos siguen mintiendo a su manera. Pertenecen a esa cepa de oportunistas de izquierda que creen tener la razón histórica. ¡Falsos y prepotentes comediantes de la política!

La Hora, 17-01-2018

 

 

 

Publicado en EDITORIALES, Sin categoría | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

LA TACTICA

            Dicen que la mala poesía es extremadamente sincera. Si, el poeta de ocasión describe con realismo brutal sus sentimientos. No es que la poesía verdadera no sea sincera, pero logra envolver los sentimientos en una capa primorosa de belleza.

            En el periodismo es recomendable el lenguaje directo. Un periodista tiene que aprender a llamarle pan al  pan y vino al vino. Su ámbito de influencia no da para permitirse licencias poéticas.

            Claro que hay periodistas que no son francos, sino simplones. Es el caso de uno que fue enjuiciado por Correa y ahora anda diciendo que la oposición, es decir, “los que no creemos en Moreno” debemos apoyar el SI para “terminar de enterrarlo (a Correa). Después nos encargaremos de Moreno.” Esa es la táctica de la oligarquía.

            Nada revela con tanta nitidez el papel real de la consulta como esta opinión. La oligarquía, entre sombras, dice: “deja que este papanatas tire la primera piedra, nos quitamos de en medio al “cuco” y luego le hacemos creer que es el mejor presidente del mundo, de paso dejamos el camino expedito para los grandes negocios de la mega minería. ¿Para qué arriesgar el pellejo si tenemos un cojudo que lo puede hacer por nosotros?”

            Esa es la táctica de la derecha, como parte de la estrategia eterna de su dominación. Durante cerca de cincuenta años manejaron la figura de Velasco Ibarra, títeres como Mahuad, Gutiérrez, Bucaram fueron sólo comparsa inocua y, a un chúcaro como Correa, que jamás atentó contra sus intereses, pero que por lo menos les recordaba lo ladrones que son, no lo perdonarán jamás.

            Nadie puede ni siquiera atreverse a abrir la ventana de la cloaca. Esta república es de la oligarquía, de recaderos como Palacio o de cómplices como León Roldós Aguilera. ¡El resto no cuenta, es puro relleno!

La Hora, 10-01-2018

 

Publicado en EDITORIALES, Sin categoría | Etiquetado , , , , | 3 comentarios

ESTA FETIDEZ

          Los buenos propósitos de Navidad y año nuevo  no han sido suficientes para disipar los malos olores de la política nacional. Ni en la derecha ni en la izquierda hay, por lo menos, una burbuja de aire puro, tan necesaria para recuperar la fe y la esperanza.

            Cuando en el 2007 se inició la era correista, todos, activaron las antenas de su atención, en espera de que algo remueva la fetidez histórica de la política nacional, pues el nuevo gobierno auguraba transformaciones profundas. La “izquierda boba” fue tragada por la verborrea revolucionaria del caudillo y hasta  los movimientos sociales. A los que tenemos el corazón a la izquierda nos costó trabajo demostrar, en medio de tanto corazón ardiente, que para la revolución se necesitaba algo más que entusiasmo, se necesitaba ideología y un proyecto de vida nacional que no veíamos aparecer por ninguna de las ranuras del tan cacareado entusiasmo.

            El tiempo ha confirmado las críticas que, semana a semana, hemos hecho al correismo, pero también reconozco, en lo personal, que la RC tuvo, en sus inicios, el mérito de sembrar expectativas. Inclusive estuve a punto de ser contagiado por su entusiasmo cuando la RC rompió con Gustavo Larrea porque imaginé que eso significaba una radicalización del proceso. El petróleo, a más de cien dólares, le hizo a la RC perder la intuición revolucionaria.

            ¿Qué o quién queda de ese fugaz momento? Nada ni nadie. A Correa le será imposible recuperar el entusiasmo popular. La revolución verdadera está por otro derrotero.

            Lo que queda es el triste espectáculo del oportunismo político. Todos los que adularon y callaron con Correa, ahora adulan y callan con Lenin. Para la política nacional nada ha cambiado. La fetidez histórica está intacta.

La Hora, 03-01-2018

 

 

 

Publicado en EDITORIALES, Sin categoría | Etiquetado , , , , | Deja un comentario