SER JUSTOS

            ¿Quién se atreve a sostener que la justicia está por arriba de los intereses económicos de las clases sociales? Que la justicia es ciega es un cuento que se inventó en Roma para defender a los latifundistas que eran los que nombraban a los césares. Ni la justicia divina ha logrado ser imparcial aquí en la tierra, porque la Iglesia, que la representa, siempre ha estado al servicio de los poderosos.

            Tomás Moro, en los albores del capitalismo, advirtió, con mirada zahorí, cómo los señores de la tierra usaban la justicia en contra de los campesinos siervos y, cuando adviene la revolución industrial, se legaliza formalmente la esclavitud asalariada por medio de una legislación draconiana que Marx desentrañó de manera irrefutable.

            La justicia ciega es un cuento perverso para sostener el edificio de los regímenes clasistas. Si se enseñara el derecho con verdad, se tendría que enseñar que lo que penan nuestras leyes es en un 98% delitos contra la propiedad privada. El sistema jurídico al servicio de los intereses del capital.

            En el Ecuador nadie se atrevería a levantar la mano si preguntáramos si la justicia alguna vez ha estado al servicio “de los de poncho”. Desde Flores, hasta Lenin, sólo se ha hecho justicia para el de arriba. Si la Constitución de Montecristi reconoció derechos a la naturaleza, no pudo borrar su sello de clase.

            Esta verdad Moreno nos la quiere ocultar aderezándola con la pasta engañosa de la decencia burguesa. Se ha conseguido, para eso, a un viejo carcamal que estuvo siempre liado a las élites más retrógradas del país, un anciano que jamás tuvo el valor de dudar de lo que les enseñaba a sus alumnos. Maestros como él son necesarios para mantener el establishment, con el aplauso de una legión de ingenuos, por supuesto.

La Hora: 06/06/2018

 

j

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EDITORIALES, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a SER JUSTOS

  1. Jose dijo:

    Voy a empezar por el último; Ud. descalifica a Julio Cesar Trujillo con acusaciones infundadas:
    “Se ha conseguido, para eso, a un viejo carcamal que estuvo siempre liado a las élites más retrógradas del país, un anciano que jamás tuvo el valor de dudar de lo que les enseñaba a sus alumnos. Maestros como él son necesarios para mantener el establishment…”
    Ud. prefiere que un “joven guapo” (o al menos él se cree así) que siempre decía estar a favor de las clases desposeídas que ni siquiera enseñaba bien a sus estudiantes y que pretendía crear una nueva lumpen-oligarquía delincuencial para perpetuarse en el poder, en base al hurto y el desperdicio de recursos del estado tenga control total del sistema judicial?
    La mayoría de los ecuatorianos incluyendo muchos de izquierda y que están en contra del “establishment” y de las élites preferimos el “carcamal” en vez del dictador fascista.

    Me gusta

    • modesjor dijo:

      José: ya no me cabe duda de que a usted le gusta pelear hasta con su sombra, creo que sólo por deporte. No sólo lea, interprete cuando digo que desde Flores hasta Lenin la justicia ha estado al servicio de los poderosos, incluido el “guapo” para ser más explícito. En una sociedad de clases, como la nuestra, no puede ser de otra manera, salvo que uno se crea a pie juntillas los cuentos de la democracia, lo que sin lugar a dudas nos eleva de la categoría de ingenuos a la de perfectos pendejos.
      Ya termine de aceptar que usted defiende lo que yo combato, tanto a los viejos carcamales como a los jóvenes guapos.

      Me gusta

      • Jose dijo:

        Pero no ha contestado la pregunta:
        ¿A quién prefiere para controlar el sistema judicial: a Julio Cesar Trujillo o al ex-dictador de marras?

        Me gusta

  2. modesjor dijo:

    José: Nuestras perpectivas son diferentes. Usted cree que se puede mejorar esta democracia, yo, sostengo que hay que cambiarla. Para mi, todo paso que se de tiene que destrruir lo anterior, no conservarlo. En ese sentido soy gradualista, pero a condición de ir destruyendo mientras se va construyendo, para lo cual se necesita tener sólidas concepciones teóricas e ideológicas Por eso no creo en viejos “carcamales” ni en líderes “guapos” que son incapaces de entender la dialéctica de la Historia. Si usted leyera con atención lo que escribo, me evitaría tener que estarle explicando lo que le debería parecer obvio..

    Me gusta

  3. Jose dijo:

    Me parece obvio que Ud. defiende el gobierno fascistoide de Correa con un discurso confuso con el cual intenta demostrar que “entiende la dialéctica de la Historia”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s