SER TIRANO

El Ecuador no ha vivido hechos traumáticos de caracter histórico como guerras brutales o dictaduras duras como las del Cono Sur o razias represivas como las que vivió el Brasil o El Salvador o Guatemala o la Nicaragua de Somosa o la Cuba de Fulgencio Batista. Después de García Moreno nos hemos enfrentado a dictablandas, como dice la ingeniosa expresión popular.

La “dictadura constitucional” de León Febres Cordero fue lo más grave que nos ha sucedido a los ecuatorianos. Con odio clasista el mandatario neoliberal ejecutó extra judicialmente a los militantes de Alfaro Vive. Arturo Jarrín, Basantes, Pepe Flores y otros fueron perseguidos y asesinados, sangre que el super macho de Febres Cordero pudo haber evitado. Fueron muertes luminosas pero que no golpearon la conciencia nacional en la dimensión que si lo hicieron las muertes de Pinochet o Videla en el sur.

El odio clasista acusa a Correa de dictador. No hay fundamento. Correa fue un bocón, no un dictador, un insultador que direccionaba su discurso a los responsables del atraso y la miseria del pueblo ecuatoriano y ni tan siquiera fue original, porque toda su batería verbal fue un plagio del discurso de la izquierda revolucionaria, pero pare de contar. La judicialización de la protesta social es su pecado más grave, hecho por el cual sus enemigos deberían aplaudirle y no condenarle. Comparado con México, el periodismo ecuatoriano le debe estar agradecido por haberle querido educar y no de haberlo asesinado, la prensa “libre e independiente” agradecida de no haberla perseguido y clausurado, la puta oligarquía de haber podido seguir haciendo sus negocios y no confiscada y obligada a devolver lo robado, los banqueros de haber podido seguir robando legalmente, los contrabandistas, los mercachifles de la educación, los policías y los militares, todos aquellos que tienen al pueblo postrado pidiendo caridad de seguir viviendo en su paraíso artificial. Dictador Correa, ¿por dónde?

La táctica de sobredimencionar el autoritarismo de Correa hasta convertirlo en dictadura, no sólo que es peligrosa y terriblemente irresponsable. Cualquier pelafustán puede sentirse con derecho a reclamarle de “hombre a hombre” a Correa y terminar matándole, con lo cual se levantaria tremenda polvareda en la nación y las cosas seguirán igual o peor.

Si se quiere juzgar a Correa que se lo haga frente a la Historia. Frente a la Historia Rafael Correa es el mejor presidente que la derecha ha tenido y el más grande fraude histórico para el pueblo. Es la oligarquía la que lo debe aplaudir, por haber hecho tanto por ella y es el pueblo el que lo tiene que juzgar, por haber hecho tan poco por él.

Cuado seamos capaces de ver las cosas desde esta óptica, saldremos de este círculo de odio esteril que amenaza con inundar de sangre a la nación.

Quito: 16-07-2018

Anuncios
Esta entrada fue publicada en EL PAÍS QUE QUEREMOS, Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a SER TIRANO

  1. José dijo:

    Está bien que compare a León Febres Cordero con Rafael Correa, ambos podrían considerarse dictadores, pero no quiero referirme a León porque hace muchos años pasó a la Historia. En cambio Correa está fresquito. Me alegro que ahora matice la frase de que fue el “mejor presidente de la Historia” y diga que “es el mejor presidente que la derecha ha tenido” pero la verdad es que para la lumpen-oligarquía delincuencial en ciernes que dirigió si fue el “mejor presidente” y para los grupos clientes de su sistema de gobierno como los que mencina Ud. (“la puta oligarquía de haber podido seguir haciendo sus negocios y no confiscada y obligada a devolver lo robado, los banqueros de haber podido seguir robando legalmente, los contrabandistas, los mercachifles de la educación, los policías y los militares, todos aquellos que tienen al pueblo postrado pidiendo caridad de seguir viviendo en su paraíso artificial…”) debe haber sido un “buen presidente” pero fue un terrible tirano para los periodistas, los sectores populares, los indígenas, los universitarios, etc. (Pregunteles a ellos).

    Me gusta

    • modesjor dijo:

      jajaja, permitame que sonría. Ese mismo es mi argumento: los que tienen derecho a juzgar a Correa son los sectores populares, no las élites ni los grupos de poder de los cuales se benefició y de los que se sirvió. El “periodismo” al que usted se refiere no es sino la punta de lanza de la rancia oligarquía, a la que Correa combatió para aupar a la lumpen oligarquía, como usted la llama. En perspectiva, Correa es como Cronos que se ve obligado a comerse a sus hijos para seguir existiendo. Si está de acuerdo conmigo ¿por qué me ataca? Es más facil decirlo.

      Me gusta

      • José dijo:

        Yo no le voy a permitir a Ud. ni un solo elogio a Rafael Correa y decir “Frente a la Historia Rafael Correa es el mejor presidente que la derecha ha tenido…” es un elogio, hay gente de derecha en Ecuador. NO SEÑOR. Correa es para casi todos, salvo la lumpen-oligarquía delincuencial y los tontos útiles que le siguen uno de los peores presidentes del Ecuador.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s