CUÁNTICA PARA EL CUÁNTICO



            Si mal no recuerdo allá por los últimos años del siglo pasado Lenin Moreno y yo éramos amigos. Nos conocimos en medio de la lucha por la vida, en un momento en que él, tanto como yo,pasábamos dificultades económicas. El estaba liquidando una imprenta llamada Jumandi y yo luchaba por sacar adelante una empresa editorial llamada Letramía. Un trabajador de mi empresa me puso en contacto con Lenin Moreno. En su departamento de diseño gráfico hacía los libros de la Editorial. Esa relación laboral se convirtió en amistad. Solía visitarlo en un hermoso departamento que tenía (tiene?) en un edificio ubicado frente al Centro Comercial El Bosque. Contemplando la ciudad solíamos conversar. El tema más frecuente era el de la lucha por la vida. En ese tiempo, tanto él, como yo, nos comíamos la camisa. Jamás oí de sus labios una opinión política, lo que para mí era sumamente extraño. Yo soy un animal político y, salvo con mis parientes, al comienzo o al final de toda conversación, interviene la política.

            Su tema preferido era el humor. Me confió su idea de hacer una especie de enciclopedia del humor, en la que incluiría a humoristas como Groucho Marx, Carlin, Chaplin, decía él y otros comediantes de fama internacional. Le dije que debería darle un aire filosófico al humor para lo cual debía revisar autores como Bernard Shaw o Mark Twain. Me ofreció hacerlo. Nunca supe si cumplió su promesa. Me di cuenta que tenía la idea de la enciclopedia, pero no un plan ni nada concreto que le sirviera para estructurar la obra. Un día que fui a su casa le encontré recibiendo lecciones de canto. Solía transmitirme los conocimientos que adquiría y, más de una vez, le oí modulando la voz para perfeccionar el canto. Después sólo le he oído hacer dúo con Rafael Correa. A juzgar por lo escuchado, no fue mucho lo que aprendió.

            Un día me pidió de favor que le elaborara una lista de libros básicos para la biblioteca del club de tenis Municipal. “Le han dado una partida a mi mujer” –me dijo- “y hay que adquirirlos porque si no se pierde”. “Claro” –le contesté- “Yo te la hago”. Hacer una lista de libros básicos en distintos campos del conocimiento, me di cuenta inmediatamente, no era una tarea que estaba a su alcance ni de su mujer.Trabajé a paso de vencedores durante una semana y se la entregué. El “gracias, hermano” con el que me pagó el favor lejos estuvo de reflejar la comprensión del esfuerzo que me costó hacerla, pero, claro, me di cuenta que él creía que era cuestión de soplar y hacer botellas. No me animé a sacarle de la ignorancia.

            En ese tiempo yo trabajaba febrilmente en escribir un libro que le había prometido a mi hija Amalia. Quería terminarlo antes de que ella cumpliera veinte años. Era sobre la moral. La tesis central de que la moral es un producto histórico no inmutable me llevó  a acercarme a la Física Cuántica. Uno tras otro los libros de difusión científica, primero, luego algo más especializados, me fueron abriendo el fascinante mundo de las micro partículas, sin el cual no es posible comprender la vida. Llegué a la conclusión de que si sólo avanzamos en el desarrollo tecnológico y material sin que el desarrollo conciencial vaya a la par o, inclusive, adelante, nos convertiría en seres de metal, piezas apenas de un monstruoso mecanismo material que terminará pulverizándonos como especie.

             Le hablaba a Lenin de estos temas de forma apasionada y quizás un tanto desordenada. A uno que otro queridos libros sobre la materia les salieron alas y todavía deben estar revoloteando por la casa del presidente, posándose en los muebles donados y las lujosas vitrinas adquiridas. En ellos, y tal vez en otros que yo no conozco, debe basarse la inmensa sabiduría que ahora demuestra sobre Física Cuántica. A decir verdad, no fueron tantos ni tan profundos los conocimientos que con él compartí. Lo que se de la Física Cuántica, más o menos se resume en lo siguiente:

             Es la física de las partículas subatómicas, el estudio del comportamiento de aquellos corpúsculos que están dentro del núcleo del átomo y que constituyen la forma más elemental de la materia, “ladrillos” primarios de los que está hecho el mundo en el que vivimos y nosotros mismos. Lo impresionante es que no hay forma de advertir el comportamiento de estos micro elementos porque unas veces se comportan como ondas y otras como partículas haciendo que la realidad se difumine adquiriendo sentido lógico sólo con la intervención del sujeto cognoscente, tesis, solía decirle, que nunca fue aceptada por Einstein, lo que para mi era maravilloso dado que así, en la Física Cuántica, morían todos los determinismos que habían gobernado la sociedad desde sus orígenes, contradiciendo la lógica de su propio creador. Solía entusiasmarme explicándole que todo en el universo está relacionado a tal punto que el aletear de una mariposa repercute en la marcha de las constelaciones y que si el ser humano quería salvarse tenía que respetar el pensamiento sistémico, porque todo es un conjunto de sistemas, le decía.

            Eso de que los átomos de una personase pasan a otra, que tiene átomos de Hitler, que holístico viene de holograma,que tu de a poco te conviertes en mi y yo en ti, debe haber aprendido en cursos avanzados y secretos de Física Cuántica, porque lo que nosotros conversábamos era estrictamente lo que he reseñado más arriba.

             Lástima que la pereza, por un lado,y, por otro, la falta de recursos, me han impedido publicar el libro que tengo escrito sobre la ética y la moral en los seres humanos, dedicado a mi hija Amalia, pero ahí están las ideas que en ese tiempo de mi amistad con LeninMoreno solía darle a conocer. Parece que sólo le impresionó la envoltura de la Física Cuántica, porque de su contenido jamás se enteró y peor estuvo de acuerdo. Un día dejé de ir a su casa pues la lucha política me llamaba por otros lados y volví a saber de Lenin Moreno el  día que apareció como binomio de Rafael Correa Delgado. Siempre me pregunté con qué condumio podía hacer una política popular si económicamente es un servidor de los empresarios y su filosofía no va más allá de una plaza de toros. Con esa formación es fácil explotar el Yasuní y perdonarles la deuda a los “empresaurios” que comen aquí en el Ecuadory vomitan en los paraísos fiscales.

            Pero yo, en lo personal, no pierdotodavía la esperanza de que un día nos gobierne un verdadero mandatario cuántico y holístico.

5-12-2018

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a CUÁNTICA PARA EL CUÁNTICO

  1. joaquin moscoso dijo:

    GRACIAS,MUCHAS GRACIAS, lo que he leído explica mucho.

    Me gusta

  2. José dijo:

    Tratar de entender lo social basandose en la Mecánica Cuántica es una pérdida de tiempo. Lenin Moreno es adepto a esta ciencia porque es seguidor de la New Age, seudociencia esotérica, que pretende explicarlo todo en base a lo que muy pocos entienden (la Mecánica Cuántica) y por tanto los asistentes a las conferencias dejan de hacer preguntas comprometedoras a los conferencistas y se limitan a aplaudir. Así surgen afirmaciones como que “tenemos átomos de Hitler” lo que puede ser verdad o no pero lo más importante y que se olvidan estos seudocientíficos es que lo más importante no son los átomos sino la información que tiene un ser vivo y que se degrada con el tiempo al aumentar la entropía y es la principal causa de la vejez y la muerte.
    Una rama del conocimiento más útil para las Ciencias Sociales es la Teoría del Caos, les recomiendo que lean
    http://cluborlov.blogspot.com/2015/03/chaos-practice-and-applications.html
    También hay otros artículos de ese tema en el mismo blog.

    Me gusta

  3. Dora Dueñas Veloz dijo:

    ENTONCES, COMO LO PENSÉ SIEMPRE, SOLO ES UN ESTUCHE VACIO, SIN CEREBRO, MENTIROSO HASTA DE SUS PROPIAS MENTIRAS, UN INDIVIDUO POBRE DE CORAZÓN, ALMA Y CONOCIMIENTOS¡¡. NO ES BUENO PARA LOS CACHOS, NO ES CANTANTE, NI CIRQUERO, DESAFINA CADA NOTA, REBUZNA COMO UN GALLO Y PEOR ES CUANDO HABLA LEYENDO, SIN PODER HACERLO¡¡. NO CREO QUE PASÓ DE PRIMARIA, SI LOGRÓ LLEGAR A SECUNDARIA LO HIZO CON TRAMPA Y UNIVERSIDAD?. LO MISMO¡¡. LO MAS DECADENTE DE UNA UNIVERSIDAD ES CONDECORAR A UNA BESTIA SIN TÍTULO Y CON NOTAS DUDOSAS¡¡..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s