SUPERDIEGO


            Cerca de cuarenta años conozco al doctor Diego Delgado Jara. La primera vez que le oí dar un discurso fue en la sesión plenaria del XXXV Congreso del Partido Socialista Revolucionario, en el mismo en que la militancia eligió a Víctor Granda Aguilar Secretario General del partido. Eran, los dos, integrantes de la delegación de Azuay. Yo no sé por qué, pero esa misma noche supe que Delgado sería consecuente con los ideales revolucionarios y Granda, no. Cuarenta años de vida me han demostrado que el corazón no se equivoca.

            Diego Delgado es el político más honesto del Ecuador. Su honestidad es consubstancial a su ideología socialista.Hombre e ideología forman una unidad que tiene como fondo la honestidad. En elcaso de Diego Delgado no es posible separar esa tríada:hombre-ideología-honestidad. Yo me atrevo a sostener que es un caso único.Ningún político, de derecha o de izquierda, se lo puede comparar. Susingularidad lo convierte en una cumbre que respira en esas regiones a las queno llegan los simples mortales.

            Dos son sus armas más poderosas: una memoria paquidérmica y una poderosa oratoria. Juntas son invencibles cuando se trata de convencer a las masas. Oradores célebres de nuestro medio político nolo podrían superar, por ejemplo, el discurso de barricada de Velasco Ibarra oel neo socialista de Rafael Correa.

            Fue legislador por el Azuay en la época de Febres Cordero y debido a sus denuncias de irrespeto a los derechos humanos se ganó el odio del oligarca. Mercenarios pagados por el ministro Robles Plaza le escaparon de matar, habiendo quedado ese hecho como una demostración de que los hombres buenos estamos gobernados por criminales corruptos que hacen de la política un negocio.

            Fue también Secretario General del Partido Socialista Ecuatoriano. La trinca reformista encabezada por Enrique Ayala y Víctor Granda priorizaron, en el seno del CC del Partido, una línea electoralista que impidió la consolidación orgánica e ideológica del mismo, error que llevó a la desaparición del PSRE y la implantación de una política errática, sin principios que le quitó todo tipo de iniciativas y le convirtió en furgón de cola del centro político. A pesar de esa correlación adversa de fuerzas al interior del partido, Diego se identificó siempre con las ideas revolucionarias, tomando poco a poco distancia de la línea amarillista de Ayala y compañía.

            Pocos políticos en el Ecuador disponen de tanta información como Diego Delgado Jara. Con paciencia de hormiga revisa periódicos, revistas, programas noticiosos, redes sociales y demás, para pescar el dato preciso que sirve para ilustrar una denuncia, una acusación o una sospecha, configurando de esa forma un tablero ilustrado de la corrupción en el Ecuador al cual se tiene que recurrir cuando se quiere hablar con fundamento. Creo que nadie ha mantenido a flote las sospechas de corrupción del gobierno de Rafael Correa como Diego Delgado. Falta haría una justicia popular para demostrar lo denunciado y no caer, inevitablemente, en manos de los intereses de la derecha, como ha comenzado a pasar desde que Lenin Moreno llegó al poder.

            Es por esta razón que proponer a Diego Delgado para la Fiscalía nos lleva obligatoriamente a preguntarnos: 1) ¿Es la propuesta ingenua de un grupo de amigos que saben el valor moral de este ciudadano? , o 2) ¿un acuerdo, por lo bajo, con Lenin Moreno para destapar la corrupción del correato?

            Si es lo primero, me permito advertir a sus amigos que en el fragor de la lucha de clases no es ingenuo, sino tonto, imaginar que el Estado de la oligarquía vaya a permitir su elección. Si durante tanto tiempo Diego Delgado ha sido una piedra en el zapato de los poderosos, es impensable que las élites, por su propia voluntad, se van a meter un cangrejo en la bragueta. Pocos políticos en este país tienen la suerte de ser odiados por la oligarquía y uno de ellos es Diego Delgado Jara.

            Si es lo segundo, Diego está siendo víctima de un engaño colosal. Lenin Moreno quiere siquitrillar a Rafael Correa, matarlo políticamente de una vez por todas, pero esa intención es realmente de la oligarquía, convirtiéndose Moreno en un simple peón de su voluntad y pretendiendo que Diego sea, por  medio de la Fiscalía, el instrumento ejecutor de este plan maquiavélico, con lo cual estaríamos en presencia del triste espectáculo de ver un hombre de auténtica izquierda, íntegro a carta cabal, haciendo la voluntad de las clases dominantes.

            No dudo de que detrás de bastidoresestá el cerebro gris de Gustavo Larrea. Delgado debe desconfiar de la viejaamistad que le une a este Fouché criollo. En mi opinión, Diego debe ser un díaFiscal del pueblo, capaz de juzgar, en su nombre, a la vieja oligarquía nebotcista y a la nueva correista, claro que, para que eso se haga realidad, primero se tendrá que hacer la revolución.

27-11-2018

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a SUPERDIEGO

  1. EDISON SOLORZANO dijo:

    EXCELENTE ENFOQUE DE LA HOJA DE VIDA DE ESE CONSECUENTE LUCHADOR SOCIALISTA REVOLUCIONARIO.
    Saludos..

    Me gusta

  2. José dijo:

    Coincido con su apreciación sobre Diego Delgado a quien aprecio y conozco personalmente. Pero no coincido con su frasecita: “Si es lo segundo, Diego está siendo víctima de un engaño colosal. Lenin Moreno quiere siquitrillar a Rafael Correa, matarlo políticamente de una vez por todas, pero esa intención es realmente de la oligarquía, convirtiéndose Moreno en un simple peón de su voluntad y pretendiendo que Diego sea, por medio de la Fiscalía, el instrumento ejecutor de este plan maquiavélico, con lo cual estaríamos en presencia del triste espectáculo de ver un hombre de auténtica izquierda, íntegro a carta cabal, haciendo la voluntad de las clases dominantes.”
    NO SEÑOR. El 80% de la población queremos que el delincuente Rafael Correa alias “Carlitos” jamás regrese a la política activa y si regresa al país sea a la cárcel y estoy totalmente seguro que Diego Delgado opina igual y no va a defender soladamente a ese delincuente como lo hace Ud. con su afirmación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s